Tener los zapatos de trabajo adecuados puede significar toda la diferencia cuando se trata de comodidad. Los trabajadores de la salud están de pie durante al menos 8 a 12 horas al día, a veces más.

Elegir zapatos de enfermería cómodos es esencial, ya que las enfermeras suelen trabajar turnos largos que requieren estar de pie y moverse continuamente. La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve el papel de las enfermeras que prestan servicio las 24 horas y cuidan diligentemente a los pacientes.

El zapato debe quedar apretado, pero no demasiado apretado ni demasiado flojo, El espacio adicional en el área de los dedos de los pies o el talón puede provocar resbalones, mientras que apretar en el área del talón o los dedos de los pies puede provocar rozaduras y ampollas.

Asegúrese de que la puntera sea lo suficientemente ancha para que no presione contra los dedos. Esto es especialmente importante para las personas que tienen problemas como juanetes y dedos en martillo.

El soporte para el arco o un empeine acolchado es especialmente importante si tiene pies planos o cualquier problema existente como fascitis plantar. El grado de soporte del arco que necesitas depende de la altura de tus arcos.

De vez en cuando, revise la suela del zapato y busque desgaste en los costados del zapato y en el área del talón para asegurarse de que aún obtenga el soporte y la estabilidad que necesita. Además, si comienzas a notar una huella de tu pie dentro del zapato, es hora de cambiarlos.

También, debido al giro, es importante que sean fáciles de limpiar ya que muchas veces restos de fluidos pueden mancharlos.

Te invitamos a buscar tus zapatos clínicos en: Boutique de León By Moon.